Cómo Corregir la Mordida Invertida en Niños con Aparatos

Las mordidas invertidas en niños pueden ser una preocupación para los padres. Esta anomalía de la dentición puede ocasionar problemas de salud bucal, dificultades en la masticación y habla y problemas estéticos. Por suerte, hay varios aparatos ortodónticos que pueden ayudar a corregir la mordida invertida en niños.

Los aparatos ortodónticos para corregir la mordida invertida en niños son dispositivos personalizados diseñados para movilizar y alinear los dientes. Estos aparatos funcionan al aumentar gradualmente la presión sobre las estructuras dentarias con el objetivo de alcanzar una posición correcta. Los aparatos pueden ser:

  • Brackets
  • Arcos
  • Alambres

La elección del aparato depende del caso individual y la gravedad de la mordida invertida. Los brackets son aparatos fijos que se adhieren a los dientes. Estos están hechos de metal o de materiales transparentes como el cristal o el policarbonato. Los brackets se colocan en la parte frontal de los dientes y se conectan con alambres. Estos alambres suelen ser hechos de metal, pero también hay alambres flexibles, que se ajustan mejor a la forma de la boca. Los arcos suelen usarse con los brackets para ayudar a alinear los dientes.

Además de los aparatos fijos, también hay aparatos removibles para corregir la mordida invertida en niños. Estos aparatos son más cómodos que los fijos, ya que el niño los puede quitar para comer o para limpiar los dientes. Los aparatos removibles son hechos de plástico o metal y se pueden usar para mover los dientes a su posición correcta.

Los tratamientos con aparatos ortodónticos pueden durar de uno a dos años, dependiendo de la gravedad de la mordida invertida. Durante este tiempo, el niño debe acudir a revisiones periódicas para asegurar que el tratamiento esté progresando adecuadamente. Además, el niño debe prestar atención a sus hábitos alimenticios, ya que algunos alimentos pueden dañar los aparatos ortodónticos.

En general, los aparatos ortodónticos para corregir la mordida invertida en niños son una forma segura y eficaz de mejorar la calidad de vida de los niños. Estos aparatos mejoran la función de la boca, prevenir futuros problemas de salud bucal y mejorar la apariencia de los dientes. Por estas razones, los aparatos ortodónticos pueden ser una excelente opción para los niños con mordidas invertidas.

Aparato Ortodontico para Corregir la Mordida Invertida en Niños

La mordida invertida es una afección en la que los dientes superiores se extienden hacia delante, mientras que los dientes inferiores permanecen en la parte posterior de la boca. Esta afección puede causar problemas estéticos y funcionales en la boca, así como dificultades al hablar o masticar alimentos. Afortunadamente, hay tratamientos ortodónticos disponibles para corregir la mordida invertida en los niños, incluyendo un aparato especial.

Un aparato ortodóntico para corregir la mordida invertida en niños consiste en una combinación de brackets, alambres y bandas. Los brackets se colocan en los dientes superiores e inferiores, y se conectan con alambres de metal para ayudar a mover los dientes en su lugar. Las bandas se colocan en los dientes frontales superiores y se usan para sostener los alambres en su lugar. Esta configuración permite que los dientes inferiores se muevan hacia arriba y hacia delante, mientras que los dientes superiores se mueven hacia abajo y hacia atrás. Esto corrige gradualmente la mordida invertida.

El tiempo de tratamiento estimado para un aparato ortodóntico para el tratamiento de la mordida invertida en niños es de aproximadamente 1 a 3 años. Durante este tiempo, los niños tendrán que visitar a su ortodoncista regularmente para ajustar y aflojar los alambres, así como para asegurarse de que el tratamiento está progresando como se esperaba. La ortodoncista también puede recomendar el uso de una férula de descanso para ayudar a mantener los dientes en su lugar cuando el niño no está usando el aparato.

Es importante que los niños sigan las instrucciones de su ortodoncista para asegurarse de que el tratamiento sea exitoso. Esto incluye la limpieza diaria de los dientes para reducir el riesgo de caries dental, el uso de un buen cepillo de dientes para ayudar a prevenir el desgaste de los dientes y encías, y la abstención de comer alimentos duros, pegajosos y/o ácidos, que pueden dañar los dientes y los alambres. Si bien el uso del aparato para corregir la mordida invertida en niños puede ser un poco incómodo al principio, los resultados positivos valen la pena.

Riesgos y Complicaciones Asociados con el Uso de un Aparato Ortodóntico para Corregir la Mordida Invertida en Niños

Los aparatos ortodónticos para el tratamiento de la mordida invertida en niños pueden ser una excelente opción para corregir esta afección, pero hay algunos riesgos y complicaciones asociados con el uso de estos aparatos. Uno de los principales riesgos es el desgaste de los dientes, ya que el uso prolongado de los alambres y los brackets puede causar que los dientes se erosionen a lo largo del tiempo. Esto puede provocar una apariencia desigual de los dientes y problemas de masticación, que pueden requerir tratamiento adicional.

Además, hay algunos riesgos de salud bucal asociados con el uso de los aparatos ortodónticos para el tratamiento de la mordida invertida en niños. Esto incluye el riesgo de desarrollar caries dental, enfermedad periodontal, gingivitis o úlceras bucales. Esto puede ocurrir si los dientes no se limpian adecuadamente; los alimentos duros, pegajosos y/o ácidos también pueden dañar los brackets y los alambres. Es importante que los niños usen un buen cepillo de dientes y un enjuague bucal para ayudar a reducir el riesgo de estas complicaciones.

Los aparatos ortodónticos también pueden causar problemas estéticos, como el ennegrecimiento de los dientes debido al uso de los brackets y los alambres de metal. Esto puede ser especialmente preocupante para los niños que tienen dientes más claros, ya que el ennegrecimiento puede hacer que los dientes se vean desiguales. Además, los aparatos ortodónticos pueden ser incómodos al comienzo, lo que puede ser un desafío para algunos niños.

Es importante que los padres hablen con el ortodoncista y consideren todos los riesgos y complicaciones antes de optar por un tratamiento ortodóntico para corregir la mordida invertida en los niños. El ortodoncista puede ayudar a los padres a determinar si el tratamiento es el más adecuado para el niño, y también puede proporcionar información sobre cómo reducir el riesgo de complicaciones.
Se recomienda a los padres con hijos que presentan una mordida invertida que busquen asesoramiento profesional dental para la colocación de aparatos ortopédicos especializados o dispositivos para la corrección de la mordida invertida en niños. Estos dispositivos pueden mejorar significativamente la función, salud y aspecto estético de los dientes y la boca.

Deja un comentario