Cómo realizar una reparación dental

Un rebase dental es un tratamiento común que se usa para mejorar la apariencia y la función de un diente. Este procedimiento puede ayudar a mejorar la apariencia de sus dientes, aliviar el dolor de las encías y mejorar la salud de los dientes. Aquí hay una guía para ayudarlo a entender cómo se hace un rebase dental, para que usted se sienta más seguro y preparado para su próxima visita al dentista.

1. Preparación previa al rebase dental

Su dentista realizará un examen completo antes de decidir si el rebase dental es la mejor opción para usted. Esto incluirá una radiografía para verificar la salud de sus dientes y encías. Si el dentista determina que el rebase dental es el tratamiento adecuado, luego discutirá cualquier pregunta o preocupación con usted.

2. Preparación del diente

Para preparar el diente para el rebase dental, el dentista debe acortar el diente. Esto generalmente se hace con una pequeña sierra dental. El tamaño y el ángulo del diente se reducen para asegurar que el nuevo recubrimiento se adhiera y se ajuste correctamente. El dentista también puede usar un pequeño lijador para eliminar cualquier área irregular del diente.

3. Colocación del recubrimiento

Después de preparar el diente, el dentista comenzará a colocar el recubrimiento. Esto puede ser una corona de porcelana, un relleno de porcelana o un puente dental. El tipo de recubrimiento que el dentista elija dependerá de la condición de su diente y la gravedad del daño. El dentista usará cemento para fijar el recubrimiento al diente.

4. Verificación del encaje

Una vez que el recubrimiento esté colocado, el dentista verificará el ajuste y la función del diente. El dentista verificará si el recubrimiento se ajusta correctamente al diente y si hay alguna señal de irritación en las encías. El dentista también verificará si el recubrimiento se desliza fácilmente en la boca y si hay alguna señal de aire.

5. Limpieza y acabado

Una vez que el recubrimiento esté ajustado correctamente, el dentista hará una limpieza y pulido. Esto ayudará a asegurar que el diente esté libre de cualquier resto de cemento u otra suciedad. Una vez que el diente esté limpio, el dentista le dará al recubrimiento un acabado liso para una mejor función y apariencia.

El rebase dental es un tratamiento común y seguro que puede ayudar a mejorar la apariencia de sus dientes. Si su dentista recomienda el rebase dental como una opción para usted, siga esta guía para entender cómo se realiza el procedimiento. El rebase dental puede ayudar a mejorar la salud y la apariencia de sus dientes.

Paso 1: Preparación de la boca para el rebase dental

Antes de comenzar el procedimiento de rebase dental, es importante que el dentista realice un examen de la boca para determinar si el paciente es un candidato adecuado para el tratamiento. Si hay signos de enfermedad periodontal, el tratamiento debe realizarse antes de que el paciente inicie el rebase dental. El dentista también realizará una radiografía para ver si hay desgaste excesivo de los dientes. Si es así, el dentista puede recomendar un tratamiento diferente, como el rellenado de amalgama o la coronación.

Una vez que el dentista haya determinado que el paciente es un candidato adecuado para el rebase dental, procederá a limpiar los dientes para eliminar la placa y el sarro. Esto se realiza con una lima dental y una lima de bolsillo. Una vez que los dientes estén limpios y libres de placa, el dentista realizará una radiografía para verificar que los dientes estén a la misma altura.

Paso 2: Aplicación del rebase dental

Una vez que los dientes estén limpios, el dentista comenzará el proceso de aplicación del rebase. Para esto, se aplicará una capa de un material compuesto especializado a los dientes. Este material se curará con luz ultravioleta para asegurar que esté bien fijado a los dientes. Esta capa del material compuesto actúa como una “base” sobre la que se coloca el resto del tratamiento.

El dentista luego procederá a aplicar el resto del material de rebase. Esto se hará con una aguja pequeña que contiene una mezcla de material compuesto y una solución adhesiva. El material se inyectará en los bordes de los dientes y se extenderá sobre la superficie de los dientes. El dentista luego usará una lámpara de luz ultravioleta para curar el material y sellarlo sobre los dientes.

Una vez que el material se haya curado, el dentista procederá a ajustar y pulir el rebase dental para que los dientes se vean naturales. Usará una lima dental para lijar los bordes del rebase y una lima de bolsillo para pulir la superficie. El dentista también puede usar una lámpara de luz para asegurarse de que todas las imperfecciones estén completamente cubiertas. Una vez que el rebase dental esté completamente ajustado y pulido, el dentista le entregará al paciente una copia de las instrucciones para el cuidado posterior.
Por lo tanto, para una salud óptima, es importante seguir estos consejos para la prevención de la caries dental: cepillarse los dientes al menos dos veces al día con pasta dental fluorada; usar hilo dental diariamente; visitar al dentista cada seis meses para una limpieza profunda y exámenes; evitar el consumo excesivo de azúcares y alimentos ricos en grasas; limitar el consumo de bebidas alcohólicas y tabaco; y realizar una limpieza dental profunda, como un rebase, cada dos años.

Deja un comentario